De Leizaola Sánchez, Jesús María

Jesús María de Leizaola Sánchez (San Sebastián, 7 de septiembre de 1896 – San Sebastián, 16 de marzo de 1989) fue un abogado y político español, perteneciente al Partido Nacionalista Vasco (PNV). Secretario de administración local, de primera categoría. Fue el lehendakari del Gobierno de Euskadi en el exilio entre 1960 y 1978.

 

Hizo su escolaridad internado en el famoso Colegio del Buen Consejo de Lecároz (Navarra) y la carrera universitaria de Derecho en la Universidad de Valladolid, licenciándose el año 1915. Ese mismo año ingresó en la Diputación de Guipúzcoa como Jefe Letrado de la sección de Fomento, participando en diversas gestiones y negociaciones con el Gobierno central y en las reivindicaciones autonomistas de 1917.

Era en 1918 secretario del Centro Católico de San Sebastián y, como tal, colaboró en la puesta en marcha del I Congreso de Estudios Vascos mediante la cesión de las butacas del centro. En 1919 obtuvo la plaza de jefe de sección de Hacienda del ayuntamiento de Bilbao.

El 16 de septiembre de 1922, durante el III Congreso de Estudios Vascos celebrado en Gernika protagonizó un sonado incidente al participar, aprovechando la llegada de Alfonso XIII, en una manifestación a favor de la creación de una Universidad Vasca por lo que fue detenido, junto al director del diario Euzkadi. Al día siguiente, esposados y custodiados por la Guardia Civil, realizan a pie el trayecto desde Gernika hasta Amorebieta, en donde son liberados.

En 1923 es nombrado vicesecretario del Ayuntamiento de Bilbao, y al año siguiente aprueba las oposiciones para el cuerpo nacional de primera categoría de secretarios de Administración Local.

Ese mismo año, en 1924, contrae matrimonio con María del Coro Loidi Zulaica en San Sebastián. En 1925 debe abandonar su plaza en el Ayuntamiento de Bilbao al ser nombrado por orden judicial director-liquidador en la quiebra del Crédito de la Unión Minera.

La eficacia con que afronta la liquidación le permite ocupar durante seis años más la plaza de consejero-jurídico del Crédito de la Unión Minera.

Fue delegado guipuzcoano al primer Congreso del sindicato STV (Eibar 1929) y dirigente de Solidaridad de Empleados Vascos. Ocupó cargos (consejero de Euzkadi) en la prensa del PNV.

Inició su andadura política como diputado del PNV en las Cortes Españolas durante la Segunda Republica. Concretamente fue elegido diputado por Guipúzcoa en 1931 con la candidatura de la coalición católico-fuerista que defendía el Estatuto de Estella.

Fue reelegido en 1933 pero en junio de 1934 renunció a su acta.

El 19 de octubre de 1932 las Comisiones Gestoras de las cuatro Diputaciones vascas, reunidas en San Sebastián, acordaron la constitución de una nueva comisión adaptadora del anteproyecto de Estatuto de la Sociedad de Estudios Vascos. Al PNV se le reservaron tres puestos en dicha comisión, los cuales fueron ocupados por Leizaola, Aguirre y Basterrechea. Con motivo del Día de la Patria Vasca del 1933, se organizó en San Sebastián una semana cultural. Leizaola pronunció la conferencia titulada Espíritu y doctrina católicos del nacionalismo vasco. Fue también miembro de la Sociedad de Estudios Vascos de la que fue nombrado vocal (Sección Estudios Sociales) en 1934. Convencido de que en las Cortes de 1935 no había posibilidad alguna para la autonomía vasca dimitió y, siendo miembro del cuerpo nacional de secretarios de primera categoría, en 1935 obtuvo la polémica plaza de secretario de la Diputación de Guipúzcoa, impugnada por el Colegio de Secretarios de Guipúzcoa por no sujetarse a la normativa general del Estado. El Tribunal Supremo dio la razón a este Colegio pero Leizaola, apoyado por las CCGC de la Diputación prosiguió en su cargo hasta la guerra. En 1936 formó, como consejero de Justicia y Cultura, parte del primer Gobierno de Euskadi.

Tras la Guerra Civil fue miembro del gobierno del lehendakari José Antonio Aguirre como Consejero de Justicia y Cultura. Desde 1952 y hasta 1960 fue Vicelendakari.

Lehendakari del Gobierno Vasco en el exilio

Leizaola sucedió a Aguirre como lehendakari en 1960, tras el repentino fallecimiento de este. Su labor como lehendakari desde París fue principalmente simbólica encargándose de mantener viva la llama del Gobierno vasco en el exilio y denunciando la dictadura franquista.

Leizaola fue también crítico con ETA, organización surgida en 1958 entre jóvenes nacionalistas vascos, que consideraban demasiada tibia la oposición que realizaba el Gobierno vasco en el exilio y buscaban una oposición más activa. Cuando ETA comenzó a cometer acciones violentas y asesinatos en la década de 1960, Leizaola condenó públicamente la utilización del terrorismo como método de lucha política. Sin embargo durante el Proceso de Burgos, el gran proceso judicial que el franquismo planteó contra ETA en 1970, encabezó una delegación del Gobierno Vasco que visitó la Ciudad del vaticano para pedir que la Santa Sede intermediara ante el gobierno español para que el juicio fuera público y posteriormente no se ejecutaran las condenas a muerte.

En 1974 fue noticia al entrar bajo una identidad falsa por un día en España y tomar parte en una celebración clandestina del Aberri Eguna (Día de la Patria Vasca) en la Casa de Juntas de Guernica.

Tras la muerte de Franco el 20 de noviembre de 1975, Leizaola comenzó a pasar más tiempo en el País Vasco-Francés que en París para estar más cerca del ambiente político vasco y poder reunirse con sus principales actores. En 1976 comenzó a plantearse también la posibilidad de que el ya octogenario Leizaola regresara al País Vasco y se estableciera en Bilbao, pero el PNV, partido al que pertenecía Leizaola y que era el principal sustentador del Gobierno Vasco en el exilio consideró que Leizaola debía mantenerse en el exilio hasta que el País Vasco recobrara una autonomía equiparable a la de la Segunda República o al menos se encauzara de forma irreversible este proceso.

El “Estatuto de Guernica” fue aprobado en referendum el 25 de octubre de 1979. El 29 de noviembre de 1979 el Congreso de los Diputados aprobó el Estatuto Vasco y el 12 de diciembre fue ratificado por el Senado. El Estatuto de Autonomía Vasco entraba en vigor. Solo tres días más tarde, el 15 de diciembre de 1979, Leizaola regresaba oficialmente al País Vasco, tras 43 años en el exilio. Leizaola tuvo un recibimiento multitudinario en Bilbao a su llegada y fue objeto de un gran homenaje popular.

El 17 de diciembre de 1979 en un acto celebrado en la Casa de Juntas de Guernica Leizaola hizo entrega simbólica de las llaves de la sede del Gobierno Vasco en París a Carlos Garaikoetxea,  presidente del Consejo General Vasco, dando de esta forma por disuelto el Gobierno Vasco en el exilio y cediendo su testigo simbólico al Consejo General Vasco que en pocos meses se iba a transformar en el Gobierno Autónomo Vasco.

Leizaola pasó a residir los últimos años de su vida en San Sebastián, tras su regreso en 1979.

Todavía tuvo sin embargo cierto papel político, ya que en las Elecciones al Parlamento Vasco de 1980 encabezó la candidatura del PNV por Vizcaya. Fue elegido parlamentario vasco en las elecciones del 9 de marzo de 1980. Con 83 años de edad presidió la mesa de edad del Parlamento Vasco en su sesión inaugural que se constituyó provisionalmente en la Casa de Juntas de Guernica el 31 de marzo de 1980. Fue también el primero en dar un discurso en el Parlamento Vasco. En agosto de ese mismo año se retiró de la vida política.

Falleció en San Sebastián por un infarto en 1989, a los 92 años de edad.

Labor literaria

Su labor política la compaginó con inquietudes literarias e intelectuales. Fue autor de literatura vasca y de estudios de poesía.

Escritor y conferenciante en euskera y castellano sobre los más diversos temas, ha publicado, aparte de la asidua colaboración en periódicos y revistas (Euzkadi, Guipuzkoarra, Argia, El Día, Yakintza, Eusko-Enda, Euzko-Deia, Alderdi, Diario Oficial, etc.) los siguientes trabajos:

Literatura vasca, en «Enciclopedia Hispano-Americana Espasa», Barcelona 1923;

La frontera vasca contra los moros, segunda edición, Bilbao 1937;

Contribución de los vascos a la formación y a la ciencia del Derecho, segunda edición, Bilbao 1937;

Estudios sobre la poesía vasca, Buenos Aires, 1951;

La «Crónica» en la poesía popular vasca, Editorial Ekin, Buenos Aires, 1961;

Líneas generales de la formación de la economía vasca en la historia hasta hoy, Venezuela 1962;

1808-1814 en la poesía popular vasca y otros estudios, edit. Ekin, Buenos Aires, 1965;

Romances vascos y literatura prehistórica, edit. Ekin, Buenos Aires, 1969;

Acontecimientos del s. XX en poetas euskéricos, edit. Ekin, Buenos Aires, 1974;

Crónicas y romances en la poesía euskérica, en el tomo de Literatura V de B. Estornés Lasa de la «Enciclopedia General Ilustrada del País Vasco», San Sebastián, 1981;

La marina civil vasca en los siglos XIII, XIV, XV. Primera parte, s. XIII. Edit. Sendoa, San Sebastián, 1984.

Sus obras completas han sido recogidas por la Editorial Sendoa de San Sebastián en cuatro volúmenes que aparecen entre 1981 y 1985.

http://leizaola.eus/index.php/es/biograf%C3%ADa.html

http://www.euskomedia.org/aunamendi/80213