El secretario del Ayuntamiento ha matado a un republicano

Las desavenencias internas entre todos los partidos han ido en aumento. Los conservadores han fracasado en la dirección del partido. Los liberales se han dividido en la elección de un nuevo jefe tras la desaparición de Sagasta. Mención al margen merece la relación entre blasquistas y sorianistas, a palos y tiros.

Éxito electoral blasquista

Las elecciones municipales de noviembre avivaron los ánimos. En Sueca, los republicanos asaltaron un centro conservador, alegando compra de votos. Atacaron al secretario del consistorio y este mató de un tiro a uno de ellos.