Cesa el secretario de Villanueva del Rosario, Nicolás Morales Muñoz

Nicolás Morales Muñoz fue secretario del ayuntamiento de Villanueva del Rosario desde el 2 de enero de 1926 hasta el 31 de enero de 1936.

A la llegada del nuevo secretario, cesó en el puesto que interinamente estaba ejerciendo Miguel Mérida Cebrián.

La marcha de Nicolás Morales en 1936 se produjo mediante una permuta con el secretario de Benagalbón, Aurelio Marcos y Bartual, aunque éste nunca llegó a tomar posesión, ejerciendo desde entonces el cargo de secretario José Nateras.

Durante diez difíciles años, Nicolás Morales cumplió fielmente con su promesa de «comportarse con fidelidad, lealtad y honradez en el cumplimiento de todas sus funciones». Cuando llegó el nuevo secretario, el año 1926, la corporación municipal estaba formada por Diego A. Carneros Gutiérrez, alcalde, y los concejales Diego Navas Navas, Manuel Vallejo Franco, José Nateras Navas, Juan Serrán Carneros, Manuel Díaz Díaz, Juan Rico Luque y Cristóbal Palma Cebrián.

Cuando se produjo el cese de Nicolás Morales, en enero del 36, las cosas ya andaban muy revueltas y el ayuntamiento estaba regido por una Comisión Gestora formada por tres personas: Juan Ruiz Botello como alcalde, Manuel Vegas Godoy y Sebastián Moreno Ruiz como concejales.

Según consta en los pocos documentos que aún se conservan en el archivo municipal y según contaban algunas personas que lo conocieron, Nicolás Morales, que tenía amistades en Madrid, consiguió para el pueblo infraestructuras básicas que lo sacaron del atraso y el aislamiento en que hasta entonces había vivido. Durante aquellos años se construyó la carretera que nos acercó a la capital y a los pueblos de nuestro entorno; se edificó el grupo escolar, un edificio único y que ahí permanece inmutable; se hizo la primera acometida de agua potable desde el Bajo de Durán, se construyó el depósito y se instalaron varias fuentes en el casco urbano.

El afán por las obras públicas de la dictadura de Primo de Rivera y el espíritu renovador de la República fueron aprovechadas por el secretario Nicolás Morales Muñoz para conseguir que Villanueva del Rosario estuviera dotado de unos servicios mínimas esenciales. Habrían de de pasar más de veinte durísimos años, con una guerra y una peor posguerra, para que el pueblo gozara de otra etapa de revolución en los servicios, coincidiendo con la alcaldía de Juan Molina.

http://murretanrrequerre.blogspot.com.es/2014/05/nicolas-morales.html