FUNCIONARIAS CON HABILITACION NACIONAL: PROFESIONALES DE LA ADMINISTRACION LOCAL

 

I. Puestos reservados en la Administración Local y Mujer.

La situación de la mujer profesional en la Administración Publica en general, y en la Administración Local en particular no es diferente de la que viven las profesionales que trabajan en otros sectores. La problemática se reproduce casi a la perfección en todos los ámbitos del mercado laboral: barreras y dificultades muchas veces incluso invisibles para ascender, la tensión que se produce entre el mundo laboral y el mundo de la familia,… son algunos de los problemas más significativos.

En el sector local para las funcionarias con habilitación nacional se añade además otro factor de freno que se deriva de la propia singularidad de los puestos que se ocupan: secretarías, intervenciones o tesorerías, ya que cualquier planteamiento de un proceso de ascenso implica cambios automáticos en la organización de la vida privada. Los destinos o traslados a localidades distintas estructuradas por tramos de población en todo el territorio nacional, suponen sin duda un plus de dificultad.

Por otra el sacrificio que debe realizar la mujer en los primeros años de carrera profesional para poder formar una familia con la intención de retomar mas tarde su carrera profesional, o postergar la maternidad para privilegiar la construcción y consolidación de su carrera, sigue siendo para las mujeres una situación altamente tensionante.

La naturaleza claramente directiva de los puestos reservados a F.H.N. exige un esfuerzo y consecuentemente un desgaste notable, que se hace evidente cuando se pretende compaginar con una vida familiar y que en la practica se traduce en muchos de los casos en una renuncia a puestos mejores, a un abandono paulatino de las aspiraciones profesionales planteadas al inicio de la vida laboral y en todos los casos grandes dosis de estrés…….

Además los puestos reservados a F.H.N., clasificados en grupo A, demandan una especial responsabilidad y capacitación la que no siempre la sociedad reconoce a “priori” a las mujeres, cuya valía y buen hacer es en algunas ocasiones cuestionado siendo real aunque resulte anecdótico que todavía en más de un Ayuntamiento se siga identificando a la secretaria del ayuntamiento con la secretaria particular del alcalde.

Barreras invisibles, no escritas, pero existentes que provienen de las propias organizaciones y de la sociedad construida por el mundo masculino, y las propias barreras que las mujeres se crean y que nacen de su necesidad vital de desarrollar en paralelo sus aspiraciones profesionales con el crecimiento de su mundo privado, es el marco en le que se desenvuelven las funcionarias de administración local con habilitación de carácter nacional en el mundo de hoy.

La realidad nos demuestra día a día que la carga física, pero sobretodo la mental del hogar sigue siendo de la mujer ¿las causas?, Probablemente el hecho de la reciente incorporación de la mujer al mundo laboral, La falta de experiencia frente a los hombres que llevan siglos de ventaja y el hecho de que la sociedad aun no ha asimilado con normalidad el reparto de papeles en el hogar, son algunas de las respuestas a este interrogante.

Sin duda un cambio en la mentalidad social, una clara implicación política y empresarial, y una co-responsabilidad de los hombres en la vida familiar son algunas de las claves para la solución de estos conflictos.

II. La presencia de la mujer en la Habilitación Nacional: Cifras

El acceso de la mujer al empleo público alentado por los criterios de selección de personal basados en los principios constitucionales de igualdad, mérito y capacidad y realizados mediante convocatoria pública, así como el régimen retributivo establecido con carácter general para el personal que presta servicios en el sector público y que impide o dificulta las discriminaciones económicas por razón de sexo, son medidas que han favorecido la presencia de la mujer en la administración. Este fenómeno no le ha resultado indiferente al sector local.

Hoy día sirven en puestos reservados 2.482 mujeres y 3.721 hombres, pero aunque la eclosión del empleo público femenino es evidente en la administración Pública, un 52,67% según cifras elaboradas por el propio Ministerio para 2005, aun existe un porcentaje elevado de F.H.N. hombres en un grado incluso más relevante que en otros cuerpos de otras Administraciones Públicas.

ESCALATOTALMUJERESHOMBRES
Numero%Numero%
SECRETARIA SUPERIOR61912319,8749680,13
INTERVENCION-TESORERIA SUPERIOR57114525,3942674,61
SECRETARIA DE ENTRADA62725740,9937059,01
INTERVENCION-TESORERIA DE ENTRADA52130358,1621841,84
SECRETARIA INTERVENCION3.8711.65442,732.21757,27
TOTAL6.2092.48239,973.72760,03

Según datos extraídos de la ultima relación individualizada de méritos generales publicada por la Dirección General de Cooperación Local del Ministerio de Administraciones Públicas mediante Resolución de 31 de octubre de 2005, que refleja la grafica anterior, resulta que un 60,03 % de funcionarios de habilitación nacional son hombres, frente a los 39, 97 % de mujeres, diferencia que se incrementa cuando se trata de categoría superiores (puestos reservados en municipios de mas de 20.000.habitantes) donde la presencia de mujeres no llega a la 19,87% en secretarias de categoría superior frente al 80,13% de los hombres.

En cambio en las categorías de entrada los porcentajes se asimilan prácticamente siendo incluso ligeramente superior en la intervención – tesorería lo que evidencia que en un corto a medio plazo se llegará con carácter general a la equiparación o incluso a la mayor presencia femenina en ambas subescalas. Es por tanto en este estadío de la profesión donde se confirma el incremento del empleo femenino al coincidir con en sector de población que en estos momentos accede mayoritariamente a la función publica.

Pero no obstante aunque el avance del número de mujeres en secretarias, intervenciones, y tesorerías de municipios es un dato real, queda un largo camino por recorrer. Las mismas cifras evidencian otra realidad, la promoción profesional de las funcionarias a categorías superiores es mínima o practicamente inexistente.

III. Novedades en el marco legislativo y la Habilitación Nacional

Conscientes de esta reflexión la Administración Publica avanza con iniciativas favorables para reconciliar trabajo y familia y favorecer la igualdad de genero.

La implicación de los poderes públicos es decisiva en este campo y medidas legislativas cono el denominado Plan Concilia ( Orden Apu/3902/2005, de 15 de diciembre, publicada en BOE núm. 300 de 16 de diciembre de 2005) o el Acuerdo del Consejo de Ministros de 4 de marzo de 2005 implementado por Resolución de 17 de marzo de 2006 (BOE núm. 66 de 18 de marzo) sobre Medidas para favorecer la igualdad entre mujeres y hombres son novedades legislativas que pretenden resolver en gran parte las anteriores limitaciones, ¿Pero como sé están dando éstas en la Administración Local?

Los F.H.N. mantienen en virtud de lo dispuesto en el RD.1174/1987 de 18 de septiembre, una relación de servicio con el Estado y orgánica con el Ayuntamiento. La peculiaridad de su estatuto jurídico y La dispersión del sector local dificultan una igualdad de condiciones entre compañeros de profesión. Hay Administraciones Locales, en particular Diputaciones o algún Ayuntamiento de cierta entidad, que han adoptado en sus Convenios o Reglamentos la mayoría de las medidas propuestas en estos acuerdos.


La flexibilidad horaria, la reducción de jornada incentivada para el cuidado de hijos o personas dependientes, la ampliación del periodo de permisos maternales, o la adopción de medidas de prevención de riesgos laborales para mujeres embarazadas, entre otras 
, aparecen ya en muchos acuerdos de personal de Ayuntamientos, en otros sin embargo las cosas van más lentas.

En cuanto a las políticas de igualdad impulsadas por el Estado dentro del Plan de Igualdad de Género, no se han adoptado hasta la fecha medidas concretas relacionadas con este colectivo de funcionarios, ni en los procesos selectivos ni en los procedimientos de provisión de puestos de trabajo, donde de acuerdo a esta iniciativa legislativa se prevé establecer instrumentos para aumentar la representación femenina en el acceso  al empleo público con medidas concretas como el establecimiento de porcentajes de reserva, así como la promoción profesional de éstas, para lo que se ha propuesto entre las medidas más relevantes, la de guardar la proporcionalidad con la representación que cada género tenga en el grupo de titulación correspondiente en lo que se refiere la provisión de puestos de trabajo de libre designación, todo ello junto con la propuesta de incrementar el ascenso de las mujeres a puestos de responsabilidad en la Administración del Estado lo que pudiera tener un repercusión y traducción positiva en su régimen jurídico.

Por otra parte la presencia de mujeres en los órganos de dirección de la organización colegial de los F.H.N. también es escasa estando lejos de alcanzar la paridad, por otra parte lógico si tenemos en cuenta las estadísticas anteriores, por lo que tampoco desde este campo de acción las circunstancias a priori resultan favorables.

IV. Conclusiones

En definitiva el carácter singular del estatuto jurídico de los puestos reservados a las funcionarios de administración local, la naturaleza directiva de sus funciones y la distribución de los puestos de trabajo por todo el territorio nacional, son factores que caracterizan y condicionan el día a día de las mujeres profesionales de la administración local con habilitación nacional, no obstante la evolución hacia una mayor paridad en la ocupación de los puestos y las medidas legislativas del Estado en este sentido son elementos esperanzadores y alentadores de la presencia de la mujer en esta escala de funcionarios.

Conseguir la implicación verdadera del hombre, y de la sociedad en su conjunto, será el definitivo apoya para que opten por integrarse y ascender en el mismo.

En la medida en que se acepte con normalidad las bonanzas de una vida privada en paralelo con la profesional sin que esto suponga un menoscabo de la función publica, y la aceptación con naturalidad del deseo de la mujer de conciliar vida y trabajo sin que por ello se cuestione su capacidad, la apuesta por este sector laboral de la mujer será decisiva y determinante.

Y es que, los directivos deben tener la capacidad de conjugar con equilibrio su dimensión profesional con sus otras dimensiones vitales: La familiar, la social y la individual y en este reto las mujeres profesionales en general y desde luego las que ejercen las funciones reservadas en el ámbito local, están verdaderamente interesadas.

Sevilla, 8 de mayo de 2006

María García de Pesquera y Tassara

Secretaria de Administración Local.Categoría Superior.